Hoy os hablamos de radiofrecuencia, la tecnología que hay detrás de nuestros dispositivos TriPollar Stop X y Stop Pose.

¿En qué consiste y por qué tiene tanto éxito?

La radiofrecuencia consiste en la utilización de ondas electromagnéticas con diferentes fines. Es muy frecuente escuchar esta palabra en el contexto médico o estético donde consiste en dirigir y aplicar una serie de ondas electromagnéticas en distintos puntos faciales o corporales con objetivos diferentes en cada caso. Estas ondas actúan elevando la temperatura de la zona tratada.

La radiofrecuencia es el tratamiento facial y corporal más demandado en centros de estética y es el tratamiento favorito de celebrities, actrices e influencers.

En palabras de la reputada doctora Pilar de Benito: “Según mi opinión su éxito radica en la sencillez del protocolo de aplicación del procedimiento. Es indoloro, sin punciones ni incisiones y el paciente sólo siente un calentamiento controlado del tejido que respeta sus capas más superficiales. El tiempo de aplicación es corto. Además, obtenemos un resultado flash que proporciona un aspecto deslumbrante y un efecto a largo plazo que podremos observar en los próximos meses. Otro elemento importante a su favor es que los efectos secundarios son poco frecuentes y consisten en un ligero enrojecimiento que desaparece al poco tiempo”

¿Cómo funciona exactamente?

El calentamiento de las capas profundas de la dermis provoca la estimulación sanguínea y la formación de colágeno y elastina, a la vez que la tonifica. El resultado se traduce en una piel más tersa, menos flácida, con apariencia más joven y con mayor elasticidad.

Después de una sola sesión vemos un cutis hidratado (la piel irradia luz y una textura jugosa), experimentamos una sensación de confort y se atenúan pequeñas arrugas y líneas de expresión. Pero no solo hay que tener en cuenta ese efecto inmediato, si a esto le sumamos que tiene un efecto definitivo tras varias sesiones, tenemos una combinación perfecta para que sea el tratamiento de elección para cualquier persona a la que le guste cuidarse.

Tanto en facial como en corporal, la radiofrecuencia e la estrella de la aparatología de cara mejorar nuestro aspecto, sobre todo de cara al verano, y está indicado tanto en pieles jóvenes como en pieles más maduras, y tanto en hombres como mujeres

¿Cuándo es conveniente empezar?

Se recomienza comenzar a partir de los 30, cuando se reduce la producción de colágeno, y especialmente en la menopausia. Se recomienda especialmente para aquellas que presenten flacidez y descolgamiento, así como poros muy abiertos, falta de luminosidad o fotoenvejecimiento leve o moderado.

¿Qué contraindicaciones tiene?

En algunos casos se puede observar un leve enrojecimiento de la zona, o una pequeña inflamación, que desaparece a los minutos. No se recomienda su uso por parte de:

  • Mujeres embarazadas.
  • Mujeres lactantes.
  • Personas que padezcan de enfermedades neuromusculares.
  • Gente que sufra de dermatitis, psoriasis o enfermedades cutáneas.
  • Personas con prótesis metálicas o marcapasos.

¿Se puede usar en verano? 

¡La respuesta es sí! No es un tratamiento fotosensibilizante, aunque recomendamos no tomar el sol el mismo día del tratamiento si se ha realizado un peeling previo. 

¿Qué os parece? ¿Os atrevéis a probarlo?

#skinvity #radiofrecuencia #bienestar #autocuidado #tecnologíacosmética