¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER Y CONSIGUE 5€ DE DESCUENTO!
ENTREGA 24-72H
info@skinvity.com

7 mujeres nos cuentan su menopausia

De la menopausia se ha dicho mucho. Por eso, para hablar de ella sin caer en la repetición, hemos preguntado a 7 mujeres cercanas que ya han pasado por ahí y ellas nos cuentan como les ha ido.

Captura de Pantalla 2023 02 27 a las 7.20.25
La menopausia contada por mujeres

Para ello, les compartimos un cuestionario con información básica, primordial: lo que todas, o al menos las que no lo hemos vivido todavía, queremos saber.

La primera pregunta fue si podían contarnos cómo habían vivido la menopausia. Y hemos tenido respuestas variopintas:

Una de nuestras entrevistadas nos dice que vivió este período “con muchos calores, excesivamente triste e irritable”. Otra, de 72 años, nos cuenta que para ella fue “un proceso que tenía que llegar, aunque lo hizo demasiado pronto”. Y una tercera, de 61 años, vivió esta etapa “bien, sin problemas importantes”.

También hay, entre las mujeres consultadas, quien lo vivió con alegría: “Para mí fue liberador. Se acabó la regla. Pero fue muy prematura y por motivos médicos: me quitaron ovarios y trompas. Al principio quise vivirla como una etapa más, a base de abanico y duchas, pero fue superior a mí y recurrí a los parches de estrógenos (una bendición). 

Captura de Pantalla 2023 02 27 a las 7.20.42
Los sofocos es uno de los síntomas más molestos

Y tres mujeres de una misma familia que vivieron tres procesos diferentes: la primera muy bien “lo peor que cogí unos kilos de más, aunque luego se fueron y también noté la piel más flácida y apagada”. Una de sus hermanas “regular” y la otra está aún en ello, si bien es un caso diferente “porque es inducida por medicación hormonal para el cáncer”. Para aquellas que no lo sepáis, es muy frecuente en los tumores de mama que las hormonas femeninas estén implicadas.

La segunda pregunta que les hicimos fue sobre los síntomas que habían padecido a lo largo de toda la etapa (premenopausia, perimenopausia y menopausia en sí). De ellos, queríamos saber cuáles fueron los peores.

Nuestra participante de 72 años lo tiene claro: “Los sofocos fue lo que peor llevé. Cuando me pasaron, fue una liberación. Mis síntomas fueron subidas de calor espontáneas muy acusadas que me generaban una fuerte sudoración, hasta el extremo de tener que cambiar pijama y sábanas empapados porque me solía ocurrir por la noche. Cuando notaba que me venía el sofoco, me sentía fatal porque me parecía que todo el mundo se daba cuenta”.

Hay, en cambio, quien tuvo una vivencia más relajada, y nos dice que fueron “todos llevaderos, la sudoración quizás lo más relevante”.

Y otra nos cuenta que para ella “los síntomas sin parches eran muy intensos: calor, frío, sudor, rojez, mal genio. Pero con la terapia sustitutiva fue de maravilla. Aparte de estos, el peor fueron los trastornos del sueño”.

Otra de las mujeres que nos ha contado su experiencia nos lo explica con mucho detalle: “Principales síntomas que tuve fueron hemorragias, sofocos, cansancio, gané peso y a veces sensación de nauseas. Lo peor fueron las hemorragias porque me asustaban. Los sofocos y las sudadas por la noche, bueno, me las tomé con filosofía”. Su hermana, que ha padecido un cáncer de mama, nos dice que lo que ella ha notado es “dolor articular, sofocos e insomnio, y también la piel más seca y flacidez en los muslos”, siendo el dolor articular lo más molesto de todo. Y su madre apenas tuvo “ni sofocos, ni sudores”.

La tercera pregunta fue sobre el tiempo que estuvieron padeciéndolos. Porque hemos leído que hay quien se tira años y quien empieza a tener desarreglos menstruales y, de pronto, un día no muy lejano, ya no vuelve a tener la regla.

Y aquí todas nos han dicho que a ellas el proceso completo ha llevado varios años. Sobre si han recibido apoyo médico también hay casi unanimidad: poco apoyo o ninguno, “se limitan a decir que es lo que hay, no hay otra opción…”. Solo una de las entrevistadas nos dice que sí, que “los gines que me vieron me apoyaron. De hecho, me dieron unos meses terapia hormonal para parar los sangrados y estuvieron asertivos en general durante todo el proceso”.

Captura de Pantalla 2023 02 27 a las 7.20.34
Sí se sintieron informadas

La última pregunta es sobre si les ha costado volver a la normalidad una vez superada la etapa. Nos ha gustado mucho esta respuesta: “Lo de volver a la «normalidad» ya no era posible porque eres otra mujer diferente, otros cuidados diferentes, otras consecuencias diferentes, biológicamente hablando”.

En esa misma línea hay otra buena frase: “No sé si me ha costado volver a la normalidad. En realidad, creo que ya no te quedas igual, pero te adaptas y ya está”.

Todas también nos han dicho que sí tenían información -Internet es un libro abierto-, y esa información daba respuesta a sus preocupaciones.

Como veis, hay tantas vivencias como mujeres. En SKINVITY tenemos dispositivos que, si bien no pueden acelerar o minimizar procesos, sí pueden contribuir a mejorar síntomas relacionados con el aumento de peso, la flacidez, la retención de líquidos, las manchas de la piel y la piel apagada.

configuración de idioma
Selecciona el idioma con el que quieres navegar en la tienda

Únete a nuestra newsletter

Descuento 5 
Por suscribirte

Además recibirás nuestra rutina de tonificación facial