Las bolsas en los ojos nos dan un aspecto cansado que nos hace parecer mayores de lo que somos, lo que las convierte en una de las principales preocupaciones en la estética facial. Sin embargo, dependiendo de su causa, pueden tener fácil solución.

Existen dos tipos de bolsas, las bolsas por acumulación de grasa o descolgamiento de los tejidos, y por acumulación de líquido.

¿Cómo sabremos identificar la causa en nuestro caso? Muy sencillo, si son temporales o van variando en un momento u otro, seguramente se trata de bolsas por retención de líquidos.

¿Cómo las vamos a tratar?

Bolsas por acumulación de grasa: éstas son las más complicadas. Aunque depende de cada caso, si han aparecido con la edad hay expertos que aseguran que los masajes drenantes y ejercicios de gimnasia facial que nos pueden ayudar a trabajar el edema provocado por la grasa y el encogimiento del músculo.

Si las bolsas las ha generado la acumulación de líquido son más fáciles de tratar. En algunos casos sólo es un edema ocular matutino derivado de no haber pestañeado durante la noche, en otros casos, está relacionado con nuestro hábitos de descanso, estrés, alimentación, etc. En cualquier caso, os dejamos 5 consejos muy fáciles que te ayudarán a rejuvenecer tu mirada:

1. Evita los alimentos ricos en sal y condimentos puesto que estos favorece la acumulación de líquidos.

2. Dale a tu cuerpo el descanso que necesita, es decir, intenta en la medida de lo posible dormir las horas que tu cuerpo demanda.

3. Aplica frío local. Bien con antifaces de gel que se guardan en el frigorífico, con pepino o como prefieras, el frío local ayudará a reducir la inflamación.

4. Date masajes drenantes que favorezcan la circulación. Es muy sencillo, al aplicar la crema por la mañana y por la noche vamos a provechar para, suavemente realizar un pequeño masaje desde dentro hacia la sien. Esto nos ayudará a liminar la retención de líquidos pero también a tonificar la zona.

5. Realiza algún ejercicio de gimnasia facial. Aunque en nuestra guía de tonificación facial tenéis algunos ejercicios que os pueden servir, os dejamos uno muy eficaz: con los dedos índice apoyados haciendo una presión leve sobre el extremo exterior del ojo, pestañeamos rápidamente durante 30 segundos. Podemos repetirlo varias veces al día.

Para las más impacientes con los resultados, os recomendamos nuestro dispositivo IRIS de FOREO. Las pulsaciones T-Sonic contribuyen a tonificar y drenar la zona en tan sólo unos segundos y además de convertirlo en un momento divertido y relajante, los resultados son visibles desde el primer uso. ¿Sabéis quién se ha declarado adicta? Paris Hilton, según ella, desde hace años es un imprescindible en su rutina diaria.