En esta ocasión, queremos hablar de las diferencias entre el láser y la luz pulsada intensa, también conocida como IPL.
Ambos métodos, se basan en impulsos luminosos para destruir los folículos pilosos. La principal diferencia son las ondas luminosas que emiten.

Por un lado, el láser dispara una onda luminosa pura, monocromática y que se desplaza en línea recta. Por otro lado, el IPL emite una luz mixta de muchos fotones, de diferentes colores, que hace que se desplace en todas las direcciones. Cada disparo con un dispositivo IPL abarca una superficie mayor, eliminando mayor cantidad de pelo.

El IPL se adapta mejor a diferentes tipos de vello y se adecúa a varios fototipos diferentes, dicho de otra manera, el IPL puede eliminar el pelo más fino y más claro.

Por último, el IPL resulta una técnica prácticamente indolora, lo que hace que sea más adecuada para las zonas sensibles de la piel como la cara, ingles, axilas, cara interior de los muslos, pecho o glúteos.

En resumen, ambos  métodos  son eficaces y eliminan el vello de forma permanente, pero la luz pulsada es más rápida, eficaz y prácticamente indolora.

Nuestro dispositivo Silk’n Infinity Premium Smooth utiliza el método IPL,  pero ha ido un paso más allá al utilizar la tecnología eHPL™ que es la combinación del método IPL y la corriente galvánica.

¿Qué es la corriente galvánica?

Para entenderlo de una forma sencilla, es una corriente de flujo constante, sin cambios de polaridad y superior a las fuerzas iónicas y moleculares.

Su principal ventaja, es la capacidad para alcanzar el vello con mayor eficacia. La energía se proporciona a través de una placa de electrodo, cuando el electrodo toca la piel, los poros se abren, proporcionando acceso de la energía óptica al folículo capilar. Esta clara diferencia, resuelve nuestra duda entre láser o luz pulsada.

Síguenos y entérate de todas nuestras noticias y novedades a través de las redes sociales de SkinvityInstagramFacebook y Youtube.