Desde que el ser humano ha sido capaz, ha intentado teorizar sobre las necesidades humanas. Esto es así porque conocer nuestras necesidades nos ayuda a entender mejor nuestro comportamiento, nuestras decisiones (incluso en el amor), nuestras emociones e incluso nuestros problemas.
Tony Robbins, el aclamado escritor y filántropo americano, a partir de su experiencia, establece 6 necesidades básicas que motivan casi todo lo que hacemos:


Seguridad: muy relacionada con la supervivencia, esta necesidad trata cuestiones qué van desde el alimento (trabajo) o tener un hogar hasta tener amigos o pareja. Esta necesidad puede ser más intensa en unos que en otros pero sin duda todos necesitamos un cierto nivel de seguridad. Por otro lado, demasiada seguridad nos puede llevar a vivir dentro de la zona de confort sin asumir ningún riesgo. Sin embargo, algunas veces los logros requieren un poco de riesgo.

Variedad: como comenta Tony Robbins, una vida 100% bajo control puede resultar aburrida, es por esto que las personas necesitamos un cierto nivel de variedad que normalmente satisfacemos probando cosas nuevas, como nuevas comidas, conociendo gente nueva, viajando, etc. A raíz de la pandemia esta necesidad podemos tenerla menos cubierta pero una vez que tomamos conciencia de esta necesidad, siempre hay algo que podemos hacer.


Importancia: sentirnos únicos y especiales. Esta necesidad la satisfacemos mediante la resolución de desafíos, la consecución de objetivos, etc. Es decir, cuando conseguimos destacar en algún aspecto. Es por eso que nosotros mismos buscamos en la vida momentos en los que satisfacer esta necesidad de importancia, bien sea asumiendo más responsabilidad en el trabajo, aceptando un nuevo proyecto, etc.


Conexión y amor: Tony Robbins afirma que muchas personas nos conformamos con conexión pero no llegamos al nivel del amor. Sentir amor requiere un nivel de apertura muy alto al que solo llegamos en muchos casos con nuestra pareja y familia, y a veces ni siquiera así. ¿Cómo satisfacemos esta necesidad normalmente? A través de nuestra familia, pareja, amigos, mascota, e incluso en algunos casos generando cierta preocupación en los demás.


Crecimiento: todas las personas necesitamos crecer y desarrollarnos en algún ámbito. Es el proceso natural de la vida pero esta necesidad a veces entra en conflicto con nuestra necesidad de seguridad puesto que, en muchos casos, para tener crecimiento hemos de asumir algún riesgo. Algunas formas en las que satisfacemos esta necesidad son aprendiendo, estudiando, trabajando, conociendo nuevas personas que nos hagan crecer, etc.


Contribución: esta necesidad surge cuando están cubiertas las necesidades más básicas y consiste en contribuir con nuestro entorno, más allá de nosotros mismos. Algunas formas de satisfacer esta necesidad es participar en proyectos para el bienestar común, cuidando de nuestra pareja o familia, colaborando con una causa justa, etc.

Tony Robbins afirma que estas necesidades no se mantienen en el mismo nivel de intensidad a lo largo del tiempo, en función del momento vital en el que nos encontremos pueden ir variando en importancia, y según el autor, dos de ellas se presentan con más intensidad casi en todos nosotros, determinando así nuestra forma de entender la vida y nuestra forma de relacionarnos. En mi caso claramente son crecimiento y amor. ¿Y tú? ¿Sabes ya cuáles son las tuyas?