Si quieres saber lo que es ve directamente a un espejo y observa las líneas horizontales que hay en tu cuello, también conocidas como anillos de Venus, si realmente has comprobado que las tienes, lo único que te gustará de ellas será el nombre.


Estas arrugas han sido siempre una de las principales preocupaciones de las mujeres, ahora contaremos por qué, pero el uso de la tecnología, especialmente móviles, ha adelantado su aparición e intensificado su aspecto.


El problema está en que la piel de la zona del cuello es más fina que la del rostro, y además no está tan bien vascularizada, lo que significa que los nutrientes y oxígeno no llegan de la misma forma que por ejemplo al rostro. Si a esto le sumamos que el cuello es el gran olvidado en las rutinas de belleza (en la mayoría de los casos olvidamos aplicar serums y cremas, y, sobre todo, protección solar) en muchos casos vemos mujeres con la piel del rostro de una chica de 40 años y el cuello de una mujer de 45-50 años.


Lo que provoca la aparición prematura de estas arrugas y su intensificación es que cuando miramos nuestro móvil, tablet u ordenador, en la mayoría de los casos bajamos la cara para mirar, y este subir y bajar, y mantener flexionado el cuello, es lo que lo provoca.

¿Qué podemos hacer? Te damos 4 consejos muy fáciles de llevar a cabo:

1) Lo mejor es que tomemos conciencia y cuando observemos que estamos en esta posición, hagamos lo posible por elevar el dispositivo a la altura de los ojos y evitar pasar demasiado tiempo con el cuello flexionado.

2) También hay algunos ejercicios muy sencillos y rápidos que podemos hacer, toma nota:

  • Con la mirada casi en el techo y el cuello estirado, frunce los labios simulando un beso sin llegar a cerrarlos, como si pusieras labios de pez, y mantén la postura 10 segundos. Te recomendamos hacer entre 3 y 5 repeticiones.

  • Con la cabeza erguida, abre la boca casi al máximo y mueve la mandíbula inferior hacia fuera y hacia dentro de forma suave. Repetir 3 series de 10 veces cada serie.

3) No olvides aplicar serum, crema hidratante y protección solar, tu cuello te lo agradecerá.

4) Si ya te has hecho con tu dispositivo TriPollar Stop X, puedes usarlo en cuello y escote, a la intensidad 1, evitando pasarlo sobre la tráquea. Entre 3 y 5 minutos a cada lado de la tráquea y unos 5-7 minutos en el escote.

Esperamos que este artículo te haya resultado útil y si lo estás leyendo en tu móvil, por favor, mantén la cabeza erguida 😊.