¿Qué tecnología se encuentra detrás del dispositivo TriPollar DESIRE? La respuesta es sencilla, el tratamiento más demandado en clínicas estéticas y el gran aliado de celebrities e influencers, la radiofrecuencia.

Sólo hay una fuerza motriz: el deseo (Aristóteles dixit). Y Tripollar DESIRE, añadimos nosotras. Que un dispositivo se llame Deseo ya nos parece una declaración de intenciones muy sugerente. TriPollar sabe (y nosotras también) que todas deseamos unos pómulos firmes, un cuello terso y una piel suave y nutrida. Todas deseamos brillar. Y además lo necesitamos ya, somos impacientes con nuestros anhelos. Por eso, su último dispositivo se llama DESIRE, porque contiene todos esos deseos y los hace realidad a través de una tecnología, la radiofrecuencia, que combate el envejecimiento facial con resultados instantáneos

¿En qué consiste? ¿Por qué tiene tanto éxito?

La radiofrecuencia consiste en la utilización de ondas electromagnéticas. Es muy frecuente escuchar esta palabra en el contexto médico o estético, consiste en dirigir y aplicar una serie de estas ondas en distintos puntos faciales o corporales con diferentes objetivos.

En palabras de la doctora Pilar de Benito: “Su éxito radica en la sencillez del protocolo de aplicación del procedimiento. Es indoloro, sin punciones ni incisiones y el paciente sólo siente un calentamiento controlado del tejido que respeta sus capas más superficiales. El tiempo de aplicación es corto. Además, obtenemos un resultado flash que proporciona un aspecto deslumbrante y un efecto a largo plazo que podremos observar en los próximos meses. Otro elemento importante a su favor es que los efectos secundarios son poco frecuentes y consisten en un ligero enrojecimiento que desaparece al poco tiempo”.

¿Cómo funciona?

En el caso de TriPollar DESIRE la tecnología de base es la radiofrecuencia múltiple (Multi-RF). Consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia que provocan un calentamiento controlado de la dermis. Este calentamiento favorece la formación de nuevo colágeno, mejora la circulación de la piel y la migración de fibroblastos. Resumiendo: tu cara rejuvenece en 10-12 minutos de tratamiento.

A través del calentamiento de las capas profundas de la dermis se provoca la estimulación sanguínea y la formación de colágeno y elastina, que consigue tonificar el rostro. El resultado se traduce en una piel más tersa, con apariencia más joven y con mayor elasticidad.

Magia desde la primera sesión. Ofrece resultados visibles en un plazo inmediato por su ultramaravilloso efecto flash. Los resultados duraderos comienzan aproximadamente dos semanas. A cambio solo te pide paciencia y constancia.

Se recomienda su uso 3 veces por semana durante 6-8 semanas para resultados óptimos, posteriormente de 2 a 4 veces al mes o cuando se desee. Los resultados aparecen desde 3 minutos por área y entre 8 y 12 minutos para facial completo.

¿Cuándo es conveniente empezar?

Mujeres a partir de los 30-35 años de edad en adelante, momento en el que se reduce la producción de colágeno, y especialmente al inicio de la menopausia. Sirve para pieles secas, normales, mixtas y grasas, independientemente de que tengan o no manchas en la piel, ya que no es fotosensibilizante. No distingue entre pieles urbanitas, rurales, viajeras o trasnochadoras. Todas tienen cabida en este mágico dispositivo.

¿Qué novedades incorpora TriPollar DESIRE?

  • Multi-RF TriPollar: las innovadoras ondas de Multi-RF llegan a las capas de la dermis para proporcionar un efecto de calentamiento uniforme. Esto consigue que los tratamientos sean más cortos y rápidos y asegura los resultados. Con este dispositivo más capas de la dermis se ven afectadas por la radiofrecuencia, fomentando, de forma más precisa, la regeneración de las fibras de colágeno y elastina.

  • Turbo RF: la tecnología Multi-RF se ve mejorada con la función añadida Turbo RF, que aumenta la velocidad a la que el dispositivo calienta las diversas capas de la dermis para estimular la producción de colágeno.

  • Mapeo térmico: optimiza el calentamiento de la piel, tomando muestras de cinco puntos térmicos diferentes y ajusta el tratamiento de manera intuitiva. Traducido a terminología beauty: calienta uniformemente, así no te quedará ni un solo centímetro de piel sin estimular, tratar, iluminar y rejuvenecer.

 

Y si por dentro es un diez, por fuera es lo mismo. Tiene un diseño elegante y cuidado, con un acabado cromado que lo hace suave. Tiene el tamaño perfecto para manejarlo con una mano y no pesa nada, por eso apetece usarlo. Nos gusta que el cable es súper largo, ideal para que llegue bien a la cama o el sofá. 

Libera de horarios e imposiciones: usa la misma tecnología que en los centros de belleza, pero sin tener que esperar a una cita ni desplazarte. Compatible con tu serie favorita. ¿Qué os parece? ¿Os atrevéis a probarlo?

Síguenos y entérate de todas nuestras noticias y novedades a través de las redes sociales de SkinvityInstagramFacebook y Youtube.